Blogia
nunatak

Noticias frscas

Noticias frscas Ahora pasan tantas cosas, o nos quieren hacer creer que pasan, que aburren. Se nos entuba constantemente a base de noticias frescas, brutales, escandalosas, fraticidas, catastróficas, muerte en suma. Cuando no nos embarcan en marchas absurdas, “la hora del odio o del amor”. Esto nos mantiene en estado vegetativo como a la Shiavo. La muerte, esa vieja y conocida parca, hoz en mano, es lo mas noticiable de hoy en día. Debe estar encantada. Jamás fue recibida con tanto júbilo. Te puedes imaginar. Sin la alimentación de noticias asistida, probablemente nos moriríamos pero de aburrimiento o nos veríamos obligados a montar un cirio; lo primero sería eutanasia y no interesa que nos muramos, basta que seamos zombies que trabajan es bien conocido que los muertos son inútiles. Lo segundo en cambio, implica agitación, revolución, revueltas, cambio, desorden, mal rollo...que es peligroso por incontrolable.

Hoy hay noticias frescas, mientras que el cadáver aún permanece tibio. Hace un días, me quejaba de que esto es un aburrimiento, “un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento” que diría el poeta maldito (lo cita Bolaño, el “2666” que me acaban de prestar). Los acontecimientos del fin de semana no han hecho más que confirmármelo: nos morimos de tedio, que es lo mismo que morirse de desesperanza, parálisis, de distopía, de nadería. Los medios se han arrojado sobre el muerto como buitres carroñeros, para hincar el diente sobre las reenblandecidas carnes, roer los huesos viejos y sacar el correoso tuétano antes de que el tiempo, que todo lo pudre, lo eche a perder. La papilla tiene para al menos 2 o tres semanas, pero en el atardecer del lunes, máximo, ya nos estará regurgitando en el esófago. Valoraciones, documentales, polémicas, opiniones para todos los gustos. Acabaran por aburrirnos y el hedor de podredumbre, nos retirará con espanto de la pantalla de la televisión, ese plato de inmundicias. Los periodistas no tienen medida y como cocineros de conocimiento, son un desperdicio. Entre tanto, el novillo de tres cabezas o la matanza de focas en Groenlandia, tendrán que esperar a tiempos de hambruna informativa.

La gente, la ciudadanía que dicen los pedantes, se ha lanzado también a la calle, sábado por la noche para entubarse con la papilla periodística. Tanto desmadre sexual no podía ser bueno ¿qué ha sido del sabado sabete, ritual de obligado cumplimiento? El sábado pasado, el aburrimiento era atroz, no había fútbol interesante y la lista blanca de HB, no nos hace ni levantar una ceja. Qué mejor ocasión para reunirse con otros aburridos y creer, si quiera por un instante, que estamos vivos, sintiéndonos con otros, añorando a un muerto sobre el que pocos, francamente casi nadie, reparaba apenas hace unas semanas. En fin, cuanta desesperanza intima en la plaza de San Pedro. Las lágrimas son de desesperanza.

La muerte ha sido siempre un revulsivo repulsivo. Una medida in extremis para la levantar la moral de los simples. Cuando la palabra no basta, se recurre a la violencia. Qué hay mas violento que enfrentarse a la muerte. Sin embargo, recurrir a él, sin que ella nos llame, es hacer trampas. “I can make you feel, but I can’t make you think” que decía Little Milton (“Thick as brick”). Y ademas, es muy fácil sentirse vivo, especialmente con la muerte ajena. ¿Qué hubiera sido del concepto del alma, si Sócrates no se hubiera suicidado? El propio cristianismo se nutre de la idea de la muerte. La muerte de Cristo y su pasión, id est, de su sufrimiento, no es de algún modo ¿un fracaso? Aquel viernes santo, el aburrimiento fue también atroz, no en vano era Sabath, es decir, nada. El Sabath no sé puede hacer nada, ni ir de tiendas, ni hacer la cama ni deshacerla. Aquel fin de semana, lo salvó Pilatos con un espectáculo inolvidable. Los judios tampoco estuvieron mal. Judios somos todos. La DGT lo hace solo en fechas señaladas. Próxima sesión: puente de mayo.

Jesús el galileo, acabó por saber que las palabras con aquellos zotes no bastaba. Tenía que haber espectáculo. La tradición nos dice que hubiera querido apartar de si esa copa. Pero era inevitable. Muerte u ostracismo. Eligió morir. Suprema libertad. En la historia de los hombres, pensar ha sido siempre mas raro que morir, aunque solo sea porque hay mas muertos que pensadores. No, si al final, Sigmundo va tener razón, con el thanatos de los cojones.

Pero a lo que ibamos. El aburrimiento es la esencia de la muerte, ergo esto huele a muerto que apesta. Me refiero al mundo occidental que hay otros mundos donde las gentes, que aún no alcanzado la categoría de ciudadanía, aún no se les has arrebatado el lujo de pelearse para vivir, solo que no les queda mucho tiempo para pensar. Ir de tiendas, ver la televisón, o tontear con el ombligo del turno, tampoco da para mucho. Un orgasmo que adormece y enturbia el pensamiento.

Si el infierno existe, lo que resulta muy creíble y a los datos me remito, es imaginándolo como un lugar donde los condenados se enfrentan a un tedio recalcitrante, rectal y plano por toda la eternidad, per seculo secolorum. Un aburrimiento del cual no se puede escapar, porque la muerte ya no es imposible. Y al contrario, si el cielo resulta tan difícilmente creíble es porque resulta del todo imposible imaginar un lugar de felicidad por un lado completa y siempre insatisfecha, eternamente entretenida. Solo el valhalla vikingo resulta creíble: permanente borrachera de cerveza y de sexo con rubias espectaculares de pezones como pechizcos imposibles para acallar la conciencia de la existencia....¡vaya! ¿no es esto lo que buscan muchos el fin de semana?

Relectura de 1984. ¿Qué empujó a Will Smith a enfrentarse a la sociedad de “1984” orwelliano? ¿la rebelión política? ¿la revolución social? ¿la búsqueda de la libertad? ¿la verdad? ¿la salvación?

Algo viene pasando. La tiranía se ha refinado y además de hacerse, secreta, oculta y sutil es omniscente. Resulta difícil escapar de ella porque sus cadenas no son evidentes. La burda represión de antaño, fuera libertades, fuera derechos, fuera cultura, libros, terror terrestre y celestial, fuera buen rollito ha sido reemplazada por toma libertades fundamentales (sexo, consumo, bienestar), toma culturilla, libros basuras, toma buen rollito...en suma, aburrete hasta morir, es decir, te voy a aturdir del tal modo que se te van a quitar las ganas hasta de morir ¿Hay algo mas paralizante que el aburrimiento?

El ficticio Will Smith luchó contra su rotundo aburrimiento. Pero, el Jesús histórico ¿de qué quería salvarnos?

Que conste, que no pienso hablar del Papa.

La imagen es de Paul Klee, Death andFire, 1940
04/04/2005
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres